11/28/2009

GLOW


El pasado fin de semana estuve en Madrid y fui al Teatro Nuevo Apolo a ver una obra de teatro “Glow”. Producida por la factoría Mayumaná, cuyo autor y director es Lior Kalfo, en ella se mezclan teatro negro, comedia, animación, fantástica banda sonora, estética cómic y lenguaje cinematográfico.

No soy crítica, pero pienso que los que mejor podemos valorar una obra somos precisamente el público y personalmente tengo que decir que la obra me encantó y recomiendo a todo el mundo que aprovechen y vayan a verla. No decepcionará si no todo lo contrario sorprenderá por lo novedosa qué es, por sus coloridos (a mi los colorines me encantaron), por sus efectos visuales y por las múltiples sorpresas que en ella tienen lugar.

Es una obra divertidísima (desde que entré hasta que salí no paré de reírme), apta para todos los públicos cuya complejidad en la interpretación merece ser tenida en cuenta.

La historia trata de una simple historia de amor, sencilla y a la vez encantadora, protagonizada sólo por 3 personajes. Una obra que destila sentido del humor y ternura, provocando en el público una empatía y una conexión inmediata con los protagonistas.

Que yo sepa la obra está hasta el 29 de Noviembre (siento decirlo tan tarde) pero tengo entendido que del éxito que ha tenido (no me extraña en absoluto) se prolongará hasta diciembre, eso es cuestión de informarse.


Yo me despido hasta la próxima pero antes os dejo con un vídeo de lo qué podéis ver en Glow. Espero que os guste y sobre todo que vayáis a verla.


11/02/2009

¿INCLUID@ O EXCLUID@?, ¿ACEPTAD@ O RECHAZAD@?, ¿ENTRELAZAD@ O DESENLAZAD@?


Siempre se ha dicho que es absurdo o que no se debe pretender ser lo que no se es, no ha sido ni será nunca. Sí, es cierto.

Si eres una persona que se te tiene en cuenta para todo, por algo será; y si no es así, es decir, que apenas se te tiene en cuenta o si por una temporada sientes que eres importante para alguien, que formas parte de algo o de alguien serán las circunstancias pues tarde o temprano todo volverá a su cauce. Esto es, aquel que es importante para lo que sea o quien sea lo seguirá siendo (si no para toda la vida, sí por mucho más tiempo que el que no lo ha sido nunca, pues éste último tarde o temprano volverá a ser excluido y punto.)

Los ríos tienen su cauce y el ser humano no puede llegar y modificarlo para sus intereses pues tarde o temprano ese río volverá a su cauce original, de ahí que luego vengan las catástrofes.

En la vida de todo ser humano ocurre lo mimo. Cuando uno nace, a lo largo de los años va perfilando, moldeando su personalidad, su ser, es lo que es, es una persona excluida o incluida y por mucho que se quieran cambiar eso, al final volverá a ser lo que siempre fue aunque se obceque con negarlo o cambiarlo.

Hay cosas que no se pueden cambiar, está en la naturaleza de cada uno, está en cada uno de nosotros el ser alguien incluid@ o excluid@, importante o reemplazable, recordad@ u olvidad@...

Cada uno tiene alredor un círculo en el cual hay un determinado número de personas, las que son importantes o las que les pueden ser útiles en un determinado momento, cada uno decide quién y por qué ese quien está en su círculo.
Todo cambia, tan pronto estás dentro de un círculo como tan pronto te echan de él y rechazan a su vez estar en el tuyo, pero hay círculos que son importantes que estén dentro de otros y su importancia es tal que muy pocos rechazarían formar parte de ese círculo, es decir, círculos que no son ni excluidos ni rechazados, sino que se entrelazan con otros.

Cierto es que es duro darse cuenta de que tu situación ha cambiado, de que estás fuera y que muy posiblemente nos engañemos a nosotros mism@s creando que eso no es así, diciéndonos y convenciéndonos de que todavía estamos dentro, todavía formamos parte de algo; incluso podemos llegar a desear escuchar unas palabras que contradigan lo que sentimos (que todo se acabó y ya no volveremos a formar parte de ese vínculo) pero que nos negamos en aceptar.

De qué sirve que quien sea te diga que sí, que el vínculo se mantiene intacto y que nada ha cambiado en ese sentido si la realidad te demuestra lo contrario, ¿de qué sirve engañarse a si mismo? ¿Qué se consigue escuchando lo que queremos escuchar y no lo que realmente hay?, ¿se consigue una cierta tranquilidad?, pero ¿cuánto dura? Esa tranquilidad de pensar que estábamos equivocados dura muy poco porque en seguida, la realidad nos pone en su sitio y nos vuelve a demostrar que somos unos patétic@s por no aceptar que somos unos excluid@s de mierda.

Lo que hay es lo que hay y no se puede pretender cambiar eso por aquello que nosotros queramos que haya, porque no tendrá viabilidad ninguna, no puedes construirte tu propia realidad paralela a la que existe.

Si estás excluido, si te han excluido, rechazado… se tendrá que aceptar porque no hay más opciones. Aunque quien sea te diga lo contrario, en el fondo uno sabe que le están mintiendo descaradamente.
Hay veces que sí, que te pueden decir que no quieren volver a saber nada de ti, pero la mayoría de las veces se dan ciertas ambigüedades que al final hacen más daño que el que te aclaren desde el principio lo que hay y lo que no hay ni volverá a haber.

En el momento en el que vuelves a ser excluido es el momento de darse cuenta de tu nueva y­­­­ no menos conocida situación y agarrarse a ello para no volver a ilusionarte con una nueva inclusión o al menos mantener los pies en el suelo y ser consciente de que eso tarde o temprano tocará su fin.


 

pixeladas coloreadas Copyright © 2009 Cookiez is Designed by Ipietoon for Free Blogger Template