9/20/2010

PROMETO... PARA SIEMPRE

¿Cuántas veces habéis prometido algo y no lo habéis cumplido, o cuántas veces se os han prometido cosas que luego no se han cumplido? A todos y todos hemos prometido cosas que luego no hemos mantenido. ¿Y es que en los tiempos que corren creéis que nos podemos permitir el lujo de prometer y que nos prometan?


El problema de prometer es que se hace sin tener en cuenta que la promesa está sujeta a los cambios, con que un sólo factor  cambie la promesa queda invalidada; al menos es mi opinión. Cuando prometemos y nos prometen algo, esa promesa vale en ese justo momento, pasado qué se yo unos días, en cuanto algo cambie esa promesa ya no tiene sentido y es que no se puede prometer con una durabilidad del "para siempre" porque el siempre no existe, no hay nada que dure para siempre. Todo tiene su caducidad que pueden ser días, meses...


Por eso creo que el sacramento del matrimonio está mal planteado, ya sabeís, "prometo serte fiel en lo próspero y en ... bla, bla, bla." No voy a escribir el discurso de dicho sacramento porque ya sería lo último que me faltaba. Paso.


De todos modos, no es de extrañar que dicho sacramento esté mal planteado porque en lo que se refiere a la fe católica, a la iglesia y compañía (monjas, curas...) todo está lleno de contradicciones y sus dogmas están bastantes desfasados y antiquados como para adecuarse en el mundo en que vivimos. En fin, no voy a continuar por este camino que al final acabaré encenciéndome. Lo voy a dejar para otro momento.


Yo he prometido muchas cosas que luego no he sido capaz de cumplir y hay una promesa incumplida en particular que tal vez me pese más que las demás, y por ello y porque me he dado cuenta de que el siempre y la promesa al menos para mi no tienen cabida en estos tiempos, paso, vamos que me niego rotundamente a volver a prometer algo. Ya no prometo nada a nadie, como mucho lo único que puedo ofrecer es mi intención de hacer las cosas lo mejor posible. Si a quien sea eso no le vale, pues lo siento, es lo que hay.


Igualmente dejo de creer en las promesas de los demás, no porque no confíe en ell@s, en mi gente, sino porque soy consciente de que éstas estan sujetas a todo lo que ocurra alrededor y, por tanto, son imposibles  de mantenerlas.

PROMESAS, no gracias.

6 comentarios:

Drea on 20 de septiembre de 2010, 16:19 dijo...

Um... puede que tengas razón. Es muy lógico tu planteamiento. Yo siempre he escuchado eso de Prometer hasta meter, y una vez metido, olvidar lo prometido. Aplicable sobre todo a los niñatos que quieren meterse en tus pantalones y fingen amarte, pero desde luego vale para cualquier ocasión!

pixel on 20 de septiembre de 2010, 19:13 dijo...

Uy, de ñiñatos hay bastantes y de los cuales, cuidarse de ellos no está de más; pero las promesas las hacemos todos y debemos ser más conscientes de lo que pretendemos cumplir.
Besos

Montse on 20 de septiembre de 2010, 22:08 dijo...

Estoy de acuerdo contigo en cuanto a lo de no creerse las promesas... ni las del cielo eterno, ni las campañas electorales, ni las de amor adolescente.
Pero hay otras promesas, las que haces tú y en esas sí que creo. Cuando se promete algo hay que cumplirlo contra viento y marea, o en todo caso lo mejor es no prometer nada, pero es triste que no se acepten los compromisos.
También comparto tu opinión de que el "siempre" no existe, nada es para siempre, excepto.... este besito que te mando.
MUACKKK!!

pixel on 20 de septiembre de 2010, 23:10 dijo...

Sobre todo las electorales, esas promesas si que se hacen por puro interés y sin intención de cumplirlas.
Muchas gracias por tu beso. Yo también te envío este Kiss,^_^

Bruma dijo...

En cierta parte, coincido, pero solo en cierta parte. El que una persona no haya cumplido sus promesas no quiere decir que el resto de los humanos no las cumple, es como el que dice "si yo lo hago, tu tambien". Hay gente que cumple sus promesas, aunque solo sean proemsas vanales y simple y que a lo mejor solo satisfacen a una sola persona, aunque sea para si mismo. Eso de meter a todos en el mismo saco diciendo que "si yo no las cumplo, no voy a creer en las promesas de los demas tampoco" no lo veo etico,.... las promesas se cumplen siempre y cuando uno quiera y factores y circunstancias permitan,.... DIOS MEDIANTE.

pixel on 21 de septiembre de 2010, 22:15 dijo...

No he pretendido meter a todos en el mismo saco, porque en todo caso yo me tendría que meter primero.
A lo que me refiero es que es difícil por no decir en muchos casos imposible cumplir las promesas pues ellas se hacen en un momento determinado con unas circunstacias determinas, acontecimentos también determinados y concretos... que el día de mañana no serán iguales pues todo cambia y todo es efímero con lo cual la promesas tienen muchas posiblidades de no cumplirse.
Personalemte, por experiencia propia de no haber cumplido con algún que otro compromiso (y no digo que mi actitud sea ni mejor ni peor, simplemente es la mía) yo prefiero ofrecer mis buenas intenciones y mi confianza hacia los demás que compromisos sujetos a los cambios impredecibles y que lo pueden trastocar todo.
Saludos

 

pixeladas coloreadas Copyright © 2009 Cookiez is Designed by Ipietoon for Free Blogger Template