5/05/2012

REFLEXIONES TRAS LA LECTURA DE UN LIBRO

Hace unos minutos que acabo de terminar un libro que lo tiene de particular es que estaba en formato epub y que por tanto, lo he leído con una aplicación adaptado para ello desde mi móvil. Y digo particular porque quien me iba a decir que iba a sucumbir finalmente a probar eso de los ebook. Más que nada porque soy más de leer los libros como antaño. Me encanta tener un libro entre mis manos, sentir la textura de la portada y contraportada, de las hojas, con mi diccionario al lado y con un lápiz por si encuentro algo en las páginas que me llame la atención, que me haga reflexionar.

Y si me ha dado por probar es porque desde que tengo un móvil nuevo que me permite tener toda clase de aplicaciones a cual más interesante, de hecho mi amiga María Valiente me planteó la posibilidad de bajarme una aplicación  para leer ebooks y de seguido me enseñó una página dónde bajarse libros gratuitos entre los que se encontraba el que me he leído y que ella misma me sugirió.

Resulta curioso que igualmente ella misma me propusiera hace unos años embarcarme en la aventura de crear un blog y formar parte de la blogosfera y que desde entonces ya no pueda vivir sin mis blogs, y sin todas aquellas personas que he conocido a través de ellos.

María, me encanta que inculques adicciones tan placenteras como éstas. Es cierto que todavía no has conseguido que me tiré a la piscina y compré algo por internet pero algún día llegará porque seguramente ya no me quede más remedio :P , hasta entonces sigo abierta a más sugerencias.

El libro en cuestión por si a alguien le interesa es Una noche más de Libertad Morán. El libro trata de la historia de varias personas en cuanto a sus relaciones amorosas ambientadas en el chueca de Madrid. No pretendo desgranaros la historia pero como siempre ocurre, después de un libro llega la reflexión, incluso después de una película. Al menos a mi me pasa y éste libro me ha revuelto las entrañas, me he sentido identificada con uno de los personajes de la historia que ha removido ciertos sentimientos que tenía olvidados pero que por un momento han vuelto a mi, no con la misma intensidad con que los viví pero sí que me ha recordado cosas que había olvidado.

La historia no acaba muy bien pero no por ello es menos realista, de hecho, es lo que prefería. Es decir, fianles felices están bien pero en estos momentos no creo yo mucho en eso. Y aunque como digo no tiene un final de película estoy de buen humor y más escuchando la canción que el otro día publiqué en el blog, Only the horses.

El caso es que en la historia se ven personajes que por historias vividas con sus ex parejas cada uno a quedado marcado de manera diferente pero que en algunos, en concreto, en dos de ellos se reduce a "como me han hecho daño, no voy a dejar que nadie más entre en mi vida y por tanto si tengo que hacer daño yo pues lo hago ya que a mi me lo hicieron en el pasado"

Eso es algo muy común. No estoy nada de acuerdo con esa premisa aunque yo llegara a pensarlo también. Con la única diferencia que en caso,  mi pensamiento quedó en eso, en un pensamiento y de momento no ha llegado al acto.

Es comprensible que cada uno quede marcado con alguna historia que le afecte de manera diferente a cada uno pero que el resultado sea prácticamente el mismo. Yo suelo pensar que lo mejor es intentar recuperarse y salir lleve el tiempo que lleve pero que cuando hiniciemos otra historia sea limpiamente sin hacer pagar los platos rotos a quien no corresponde.

Si se tiene la oportunidad de devolver el daño hecho pues adelante y si no a superarlo y tirar para adelante pero eso de que alá, los demás que paguen es de críos.

Es cierto que alguien podría decirme que debería callarme pues nunca se sabe lo que puedo o no puedo hacer el día de mañana, pues sí también es verdad. A saber, pero ahora entiendo porque no conozco a nadie que merezca la pena, simple, entre las putadas que nos hacen o nos dejan hacer ya no nos queda ganas para seguir recibiendo palos que al final decidmos cruzar la línea y ser nosotros mismos los que damos esos palos.

Cierto que  nunca se sabe lo desquiciados o cabrones que podemos llegar a convertirnos. Quien sabe si alguna vez yo también cruzo la línea pero de momento no lo he hecho y la verdad es que voy a hacer todo lo posbile por no volver atrás y ser en consecuencia una cría, ñiñata y ojo que niños o críos los podemos ser todos a cualquier edad, con 16, 20 o 40 o 50 años.

Como decía en párrafos anteriores, uno de los personajes me ha traído recuerdos pasado y cosas que ya había olvidado y una de ellas es la de veces que podemos rememorar todo aquello que hemos hechos, los pasos dados, lo que dijimos y tal vez no deberíamos haber dicho o sí pero de otra manera o no... y lo que nos callamos y sí teníamos que haberlo compartido... en definitiva todo aquello que aconteció antes de encontrarnos en una situación que para nada resulta de nuestro agrado y creemos que comiéndonos la cabeza, pensado y pensando, lucubrando posibles explicaciones todas ciertas o ninguna nos vamos a sentir mejor, nos vamos a tranquilizar y a otra cosa mariposa.

Pues no, no sirve de nada pero incluso sabiéndolo ahí seguimos como idiotas, atormentándonos y dando la paliza a los demás aunque seguramente los demás también hayan estado alguna vez en ese bando.

Pfff, vaya tela. En el libro hay unas frases cómo éstas:

¿Qué hace que nos enamoremos de las personas? ¿Qué estúpida sustancia química segrega nuestro estupido cerebro para que consideremos extreaordonario a alguien que no pasa de mediocre? El amor es un chute, no un acto racional.

Muchas veces encontramos a personas que parecen perfectas, hechas a nuestra medida. Con intereses, gustos, caracteres parecidos a los nuestros. Afinidad lo llaman, sin embargo no nos enamoramos. Puede que nos resulten indiferentes. En cambio sucumbimos a personas con las que no tenemos nada en común, con opiniones y modos de ver la vida que no encuentran eco en nosotros. Que, incluso, son diamentralmente opuestos y nos lleva a caer en conflicto con nuestros propios principios. Pero nos enamoramos sin remedio. (...) Es irracional. Es químico. Pero también psicológico. O simplemente una dependecia tan absurda y atroz como la que se tiene con una droga. Nos mata poco a poco y con saña pero no podemos prescindir de ella.

Yo no tengo respuesta a estas preguntas. Al mismo tiempo que yo paso de cruzar la línea y dedicarme a dañar a quien no tiene culpa de nada, igualmente tengo momentos en los que no me apetece perder el tiempo con estas cosas. No estoy tampoco tan mal y como yo suelo decirme siempre: "Para pasarlo mal siempre hay tiempo".

Qué complicado es todo y qué inexplicable es lo que sentimos y en consecuencia por qué hacemos lo que hacemos. Así está el mundo y por eso una acaba asqueda, tirando la toalla de incluso para  ampliar su cículo de amigos porque ni si quiera eso se salva. Nadie quiere compromisos de ningún tipo y muchos que te hacen creer que sí luego no les importa que se les descubra su plan de moverse por el interés te quiero Andrés y cuando eso se termina, ahí te quedas.

En el libro hay una historia de una pareja heterosexual en que ella es hija de dos lesbianas y que tiempo atrás mantiene relaciones con mujeres hasta que a su vida llega un chico del cual se enamora y que en un principio a sus madres no les hace mucha gracia porque les gustaba saber que su hija había escogido el mismo modo de vida por así decirlo que ellas. De ahí, que se plantee en el libro que aquellos que van de liberarles luego no lo sean tanto.

Cuando leí la historia de esta chica reconozco que al principio me desilusióno que cambiara de acera, luego cuando ella misma se plantea que podría sentir algo por una amiga, sentí esperanza pero cuando finalmente siente felicidad con esa persona y siente que le llena sentí alivio e incluso envidia por ella. Sí porque aunque las mujeres bisexuales no están muy bien vistas en el ambiente (y esto demuestra que de respeto y tolerancia a lo diferente nada de nada, en todos los colectivos se cuecen habas) yo creo que si alguien es capaz de querer independiente del sexo es más libre, no digo que el asqueo o el hastío, el cansancio no exista en su vida pero yo si pudiera escapar de mi mundo lo haría porque la verdad es que estoy cansada, decepcionada, he visto lo que hay y no me gusta.

Pero de momento no me he visto en la situación de este personaje y tal vez llegue o no pero de momento tengo que intentar en buscar otras vías de escape y pasar de gamusinos y tonterías en las que no creo y que si por momentos me ilusionan, pasado éstos, me golpea la cruda realidad y es que paso. No quiero darle más vueltas porque ya no sé ni lo que digo.

4 comentarios:

Montse on 6 de mayo de 2012, 18:49 dijo...

Los polos opuestos se atraen, dice la teoría y en las relaciones de pareja es lo que ocurre, es por eso que uno se enamora de alguien muy distinto, aunque con algunas cosas en común.
No sé si te vale esta explicación, pero es la que yo creo y por otro lado ¡qué aburrido sería convivir con uno mismo!
Me gustan tus reflexiones y tu actitud positiva.
Encontrar la pareja ideal no es nada fácil, como todas las cosas verdaderamente importantes de la vida. Seguro que un día la encuentras, porque tu alma gemela anda buscándote también, no lo olvides y os encontraréis.

Mil besos.

pixel on 6 de mayo de 2012, 22:27 dijo...

Es verdad que puede ser que con uno mismo uno se aburra o puede que no, quien sabe. Creo que cada persona es un mundo y en las parejas ya no digmos.

Yo en lo de las almas gemelas la verdad es que no creo, lo que creo es que no hay una persona que encaje contigo a la perfección y ya está. Creo que son varias las personas que pueden encajar contigo de diferente manera unas de otras pero que todas pueden complementar a alguien.

Personas que cubren una etapa diferente y que por tanto acompaña a esa persona en los cambios que la misma experimenta. Es decir, a medida que avanzamos buscamos cosas totalmente distintas a las primeras. Otra cosa es dar con ellas, pero eso ya es otra historia.

Gracias por tu punto de vista.

Un beso

María Valiente on 9 de mayo de 2012, 15:46 dijo...

Antes de nada, gracias por la mención ;-)

Quería comentarte que yo he pasado por dos desengaños amorosos muy desagradables, sufrí mucho y creía que eso era el amor, pero después encontré a ValGarGon y me di cuenta de que, de haber perdido completamente la esperanza, aunque me hubiese chocado con él ni le habría mirado. He preferido el optimismo y me ha salido bien. Sigo creyendo que es posible encontrar buena gente gracias a que confié en él, en mí y en la suerte.

pixel on 9 de mayo de 2012, 18:41 dijo...

Yo no digo que no haya buena gente pero sí que cada vez es más difícil tener una simple conversación con alguien que no prefiera ocultarse tras una pantalla o que en persona te esté tomando el pelo.

En fin, es lo que hay y yo sigo con mis cosas.

 

pixeladas coloreadas Copyright © 2009 Cookiez is Designed by Ipietoon for Free Blogger Template