12/11/2012

CÓMO ARREGLAR UN PINCHAZO DE BICI

¿Cómo arreglar un pinchazo de bici? Simple, llevalá a la tienda de bicicletas. En serio, lo digo muy en serio, a no ser... que tengas manos de Shrek (y no de E.T. como las mías) y trabajes en una tienda de bicicletas. Porque eso de que la rueda de alante es más fácil que la de atrás, que si metes la cámara en un cubo de agua para ver las burbujas, que si le colocas otra vez la cubierta, que todo se soluciona viendo los vídeos de cómo un arreglar un pinchazo en Yotube etc, etc... y UN CUERNO!!!

Y si no os lo creéis, pues ahí va mi experiencia:

1) Tomé fotografías del freno delantero, zapatas, carrete o buje.


2) Desengaché el freno delantero.


3) Desenrosqué el carrete para finalmente quedar liberada la rueda delantera.

4) Como la rueda estaba super desinflada, valiéndome de los desmontadores puede sacar fácilmente la cámara.

5) Pasé las llemas de los dedos por dentro de la cubierta para ver si encontraba el pincho, pero ni pincho ni na.

6) Comprobé igualmente la llanta.

7) Con mi cubito de agua metí la cámara y tuve suerte al ver la mariconada de pinchazo que tenía, porque vaya pinchazito y las burbujitas diminutas ni os cuento. Pero claro, al sacar la cámara el pinchazo no se ve y como no tenía rotulador para marcarlo, otra vez al cubo y esta segunda vez mira tú por dónde que no hubo manera de volverlo a encontrar.

8) Mientras tanto, hacía un frío en mi trastero que para haberme quedado como los de Ice Age.

9) Subí a casa a llenar más el cubito de agua y una linterna porque consideré que tal vez me ayudara a  ver las burbujitas diminutas. Linterna que luego me vino de perlas para encontrar el tapón del pegamento. Bajé y volví a sumerger la cámara ni se sabe la de veces.

10) Por fin lo volví a encontrar, así es que lijé la zona por dónde andaba el pinchazito y cuando fui abrir el pegamento, sorpresa!!! éste tenía la típica tapadera de aluminio que hay que pinchar con algo punzante. JO-DER.

11) Tuve que dejarlo todo para encontrar en el trastero algo punzante, menos mal que lo encontré.

12) Vuelvo otra vez al lío, después de lijar fui a echar mano del pegamento pero resulta que le di una patada sin querer al tapón y tuve que dejarlo otra vez todo para buscar el taponcito que estaba debajo de la estantería. Me tiré al suelo y toda sucia me quedé. Desupés de eso por fin le eché el pegamento.

13) Una vez que el pegamento ya no era pegajoso, decidí escoger el parche más grande porque como no veía la mierdecita de pinchazo pues consideré que cuanto más superficie cubriera el parche, mejor.

14) Resulta que al poner el parche me quedé corta con el pegamento pues los lados de éste no se pegaba, así es que tuve que echar más.

15) Y mientras tanto, los vecinitos sacando su coche y yo apartándome para que ellos pasaran.

16) Estaba ya tan harta que me subí a casa a relajarme y recuperar las ganas de continuar.

17) Al rato, vuelvo a bajar. Cojo la cámara, la metó entre la llanta y la cubierta y... aquí vino la peor parte despúes de la búsqueda del pinchazito. 

18) La peor parte es meter de nuevo la cubierta en la llanta, dios mío, super díficil y super doloroso. Mucho más que el comerme las uñas y pellejos de mi dedos. De hecho es me dejé las uñas, todas negras, las llemas de los dedos en las cuales se me levantaron algún que otro pellejo y claro con el frío que hacía, pues eso tampoco ayudaba.

19) Una vez que ya lo conseguí - pues yo ya me veía llevando la rueda a la tienda y después la bici por otro lado-, cogí la rueda y la monté de nuevo a la bici. 

20) Volví a enganchar el freno delantero y ... otro escollo. Esta vez se trataba del carrete. Resulta que lo había apretado demasiado, con lo cual la rueda rozaba mucho. Intenten aflojar el carrete pero nada. Desistí.

21) Esta mañana, he bajado al trastero, he cogido la bici y a la tienda.

22) El chico majo de la tienda que me tiene más vista que cualquier miembro de su familia, me la ha arreglado en un periquete. Me ha dado unos cuantos consejos para la próxima vez que por su puesto no va a haber. Y tan feliz que me he ido para casa.

23) Ah, y hoy se ha ido la luz en toda la ciudad y menos mal que no he cogido el ascensor pues de haberlo hecho creo que ahora mismo estaría en un centro de salud mental con una crisis nerviosa del copón.

Yo ya os lo he contado, vosotros ya decidís que hacéis si os veis en esa situación. Pero chic@s, por 5 EUROS, te quitas un marrón de los buenos y te ahorras el desquiciamiento que en estos tiempos se agradecen.

¿Y qué pasa si se me pincha la rueda en mitad de la ruta? Muy simple, tengo de repuesto la cámara del parche que intenté arreglar (porque por supuesto, en la tienda me pusieron otra, lo preferí así por si las moscas el parche se despegaba). Como en las rutas te sueles encontrar a muchos ciclistas si alguno te ve y te quiere echar un cable, aprovechaté y si no, pues a patita que también se hace ejercicio y en el runtastic eso también cuenta.

11 comentarios:

Montse on 11 de diciembre de 2012, 22:32 dijo...

Jajajaja, es divertidísimo!!
Imagino que lo que cuentas es real, pero al mismo tiempo esa clave de humor que le ha dado hace que sea de lo más gracioso.
¡me gusta saber que estás de buen humor!
Un beso.

pixel on 11 de diciembre de 2012, 22:38 dijo...

Sí bueno, la verdad es que es para reírse, ahora, porque en su momento nooo, ehh ;)

Me alegro que te hayas divertido.

En cuanto a mi ánimo, sí, ha mejorado y que dure porque no quiero más bajones.

Un beso

María Valiente on 12 de diciembre de 2012, 17:58 dijo...

Sinceramente, no es que no entienda tu sufrimiento, pero me he reído muchísimo. Y sin duda, la próxima por 5 euros te olvidas del tema, claro está

ANRAFERA on 12 de diciembre de 2012, 18:13 dijo...

...divertida experiencia? desde luego cuando se está viviendo no, pero una vez a toro pasado se ve como una "divertida anécdota". Yo por si acaso, ni lo intento...directamente a la tienda.
Saludos Pixel.
Ramón

Montse on 12 de diciembre de 2012, 20:26 dijo...

¡Tiene que durar, ya lo creo! si no, me lo dices y te cuento un par de cosas graciosas para hacerte reír.
Besitos :)

pixel on 12 de diciembre de 2012, 22:06 dijo...

María, como le he dicho a Montse, la anécdota es para reirse ahora con mucho gusto, jejeje

Por cierto, se me olvidó añadir que cada dos minutos o así tenía que levantarme de la caja dónde estaba sentada para encender la lucezita del garaje, todo en mi contra :P

pixel on 12 de diciembre de 2012, 22:08 dijo...

Ramón, sabia decisión. Si alquien se ofrece pues mira, por qué no, pero si no, como en la tienda en ningún sitio.

Un abrazo

pixel on 12 de diciembre de 2012, 22:11 dijo...

Montse, muchas gracias. De momento, guárdamelas que cuando las necesite ya te pediré que me las cuentes.

Besos

Anónimo dijo...

Muy buena anécdota! Ya me he visto en esa situación, ahora por suerte mi bici tiene ruedas que se desmontan en dos movimientos, la parte de volver a poner la cámara siempre me ha sido la más compleja, sobretodo por lo que dices de los dedos, ouch!
De todas maneras igual es útil saber cambiar la cámara o arreglar un pinchazo.

Saludos

Florencia.

Anónimo dijo...

Muy buena anécdota! Ya me he visto en esa situación, ahora por suerte mi bici tiene ruedas que se desmontan en dos movimientos, la parte de volver a poner la cámara siempre me ha sido la más compleja, sobretodo por lo que dices de los dedos, ouch!
De todas maneras igual es útil saber cambiar la cámara o arreglar un pinchazo.

Saludos

Florencia.

pixel on 13 de diciembre de 2012, 10:35 dijo...

No, si útil tiene que serlo pero a mi que me hagan un transplante de manos porque vaya tela.

Por cierto, qué quieres decir con que tus ruedas se desmontan en dos movimientos, que tengo curiosidad.

Un saludo

 

pixeladas coloreadas Copyright © 2009 Cookiez is Designed by Ipietoon for Free Blogger Template