12/17/2015

TE QUIERO: MI SILLÍN

Desde hace 3 años y pico retomé de nuevo la bici y desde entonces no la he dejado. Empecé con pocos kilómetros, 5,10...30 km y de momento, no sé dónde está mi límite. Sólo sé que hasta ahora, mi máximo son casi los 90 km y sigo queriendo más. 

Hace unos años descubrí el mundo de la bici pero hace unas semanas todo cambió, hasta el punto de poder afirmar que "he descubierto el maravilloso mundo de la bici" Parece lo mismo pero no lo es, el matiz es importante.

Durante este tiempo atrás he tenido unos problemas con una pieza importantísima de la bici. El sillín. El puñetero sillín. He tenido muchos problemas con él que se traducen en un dolor en la majónica o kiwi que no os podéis imaginar a no ser que lo hayáis sufrido o estéis sufriéndolo. Dolores y escozores hasta el punto de desear no hacer pipí durante una semana entera, claro que no se me ha cumplido nunca.

Mi tortuoso camino hacia la liberación, comodidad, hacia ese "no sé lo que es tener dolor" ha trasncurrido primero con la compra de un culotte. Que sí, que el culotte es importante pero es que la badana me resultaba incómoda. Era como llevar una compresa y en verano... ahora ya no puedo vivir sin él. Luego me enteré que el culotte se ponía sin ropa interior, vale, pues aunque no me convencía mucho la idea porque me daba la sensación de que iba medio desnuda, pasé por el aro.

Seguía con dolores. Un día se me ocurrió comprar una funda de gel e incluso colocar entre la funda y el sillín una pequeña toallita. Ni por esas.

Desesperada ya, busqué por internet y descubrí que a las mujeres nos viene bien un sillín que tiene una ranura en el medio. Con lo cual, me fui a la tienda y me recomendaron uno que tenía esa ranura y era de ge.

Pues al principio muy bien, pero luego ya... Buah, si no hacía muchos kilómetros, pongámosle 10, vale, pero más no.

Total, que ya con cerca de los 5.000 km más o menos, por fin se me abrió el cielo. 

Hace unas semanas me compré un sillín MARAVILLOSO. El problema ya no existe porque sinceramente solo apoyo mi trasero o los isquiones si lo preferís asi, y del resto me olvido.

No, no me han pagado los de la tienda de bicis (Ciclos Rueda de Caceres por si os interesa) para hablar maravillas de él, es que sinceramente es estupendo, cómodo y ¿dolor?, ¿qué es el dolor?

Aquí os dejo un enlace a una página que lo vende por si os interesa o si sabéis de alguien cuya aficción a la bici le esté causando estragos ahí.

Os dejo una fotillo de este gran invento para que os hagáis una idea y tal vez así entendáis mejor con solo verlo por qué el problema se ataja de raíz.



2 comentarios:

Montse Martínez Ruiz on 17 de diciembre de 2015, 19:26 dijo...

¡Ay, pobre, vaya malos ratos que has pasado por culpa del sillín!
Me alegro que por fin encontraras la solución con este que, por la foto, se entiende perfectamente que tiene que ir de perlas y muy bien compartirlo por si a alguien le pueda interesar.
¡Venga a pedalear a troche y moche!
Mil besos.

pixel on 21 de diciembre de 2015, 22:35 dijo...

Pues sí Montse, ha sido una gran suerte encontrar este sillín.
Ya me he hecho unos cuantos kilómetros y sin queja alguna.

Un beso

 

pixeladas coloreadas Copyright © 2009 Cookiez is Designed by Ipietoon for Free Blogger Template