12/05/2012

MIS RECORTES

Hace tres años y pico escribí mi primera entrada en este blog y todo se debió por un mal de amores. Fue una entrada muy irónica, sin embargo, ésta de ironías, ni una. Llevo unos días descargándome con unos y con otros pero no parece que me sienta mejor y tampoco creo que lo haga el escribir esta entrada pero me apetece escribir, qué raro, porque la verdad es que lo que más me está apeteciendo estos días es dormir, y no duermo más porque me desvelo, porque aunque alguno no lo entida nadie (no lo entiendo ni yo) me remuerde la conciencia. Solo quiero dormir y llorar sin que nadie me vea, como hace ya tres años. De momento es lo que me apetece hasta que mis sueños me jueguen una mala pasada y me hagan creer que nada ha pasado para luego despertar y por un momento creerme las mentiras soñadas y al instante estamparme de nuevo con la realidad y darme cuenta de que ha sido un bonito sueño pero no es real.

Cuando ello ocurra supongo que no querré dormir, que me dará miedo irme a la cama. MIEDO, muchos miedos tengo yo, muchos tormentos, muchos malos pensamientos, mucha angustia, mucho sin saber que me acecha una y otra vez y a cual todavía no he encontrado la forma de enfrentarme a él y digo todavía porque necesito mantener la esperanza de que algún día encontraré la fórmula de hacer picadillo a ese sin saber que aparece cada vez que alguien a quien me importa no me coge el télefono, no a la primera, no a la segunda, pero sí a la tercera, cuarta, quinta, sexta, séptima... llamada.

Ese sin saber que va acompañado de unos fantasmas que me sugieren ideas o pensamientos tales como que la persona que debería cogerme el teléfono es porque ha tenido un accidente, está en el hospital o porque a lo mejor ha muerto. Ante tal panorama, apago el teléfono para no estar tan alerta, pero al rato lo vuelvo a enceder nerviosa y espectante de ver una llamada pérdida o un mensaje, algo, algo y si no hay nada vuelta a empezar, vuelvo a llamar, pienso y rebusco la forma de dar con esa persona. 

¿Concentrarme en otra cosa? ¿En qué? No me concentro nada más que en buscar y buscar nuevas o posibles vías para averiguar algo y al mismo tiempo se me amontonan los malos pensamientos uno tras otro, aumenta el agobio, la intraquilidad... La verdad es que sí, este problema es un auténtico incordio. Tanto que solo pido a mi gente que no me hagan esperar mucho para saber de ellos. Pero a veces no se consigue.

Este sin saber lo sufrí este pasado fin de semana y lo tuve tantas veces con la misma persona que pudo conmigo, me di cuenta de que no podía seguir así y sentí que mi salud ya me pedía hacer algo, tenía que elegir: O yo o mi bienestar o una amiga.

Y para una vez que decido mirar por mi, para una vez que soy egoísta me siento fatal. Lo único que de momento saco de esto es que a la pregunta de: ¿Qué es peor, decir adios o que te digan adios? En mi caso ambas opciones son igual de peores, para mi no ha diferencia. Tan difícil es lo primero como lo segundo.

Tomé una decisión pensado en mi bienestar y de momento no noto mejoría, qué bien.

Tal vez muchos no entendáis mi decisión pero qué otra cosa podía hacer, me daba pánico otra visita de mis fantasmas. Tal vez no se entienda y más cuando yo siempre he dicho que lo primero para mi es la amistad pero y ¿yo? ¿otra vez a esperar a esos fantasmas? no puedo, de verdad.

Tal vez si no hubiera llamado este fin de semana y me hubiera esperado al lunes, pero es que me apetecía saber de esa persona el sábado, a mi me apetecía. Yo solo pedí otro número más de teléfono u otra vía que me garantizara ese consuelo de saber que todo iba bien, pues esperar a que se produjera o no una llamada  de otro número de teléfono no alivia mi malestar, mi angustia. No soporto la incertidumbre, no sé vivir con ella y por eso solo pido que los demás me ayuden a evitarla.

Lo hecho, hecho está y que nadie busque culpables porque no hay culpables. Qué necesidad hay de echarse las culpas unos a otros, eso solo origina odio y rencor y yo ya sé lo que es y paso. No sé, tal vez para la próxima habrá que intentar hacer las cosas mejor.

Lo último que he pensado sobre todo esto es que todo el mundo anda con recortes menos yo, y eso no puede seguir así. No estoy hecha para este mudo, eso ya lo sé, así es que creo que voy a tener que ir metiendo tijeretazos a mi personalidad y dejar de dar tanto, lo justito y por qué no, menos de eso pues tal vez así deje de sentir tanta tristeza, deje de afectarme tanto las cosas, deje de afectarme las deciones de los demás como las mías.

Y al que no le guste, pues solo puedo decir que LO SIENTO,  lo hago porque creo que es lo mejor para mi y espero que esta vez sí halle mejores resultados.

6 comentarios:

Sergio on 6 de diciembre de 2012, 4:39 dijo...

Mi estimada Pixel, querer es bueno, quizá es obligado sí queremos ser felices, pero siempre llevará la posibilidad de sufrir, sin embargo debemos amar, aunque se sufra, más vale, que pasar por esta vida sin sentir el amor, sería inocuo.

Siempre mantén la cabeza en alto y has lo que tu corazón te indique, no tu razonamiento, el corazón debe de mandar, no el raciocinio.

Recibe un abrazo lleno de amor

pixel on 6 de diciembre de 2012, 19:03 dijo...

Sergio, muchas gracias por tus palabras. Te las agradezco un montón.
Eso de la cabeza alta me ha animado.
Pensaba que escribir como me sentía no me iba a servir de mucho pero por un largo rato de este día sí que he notado cierta mejoría. Pixeladas coloreadas va a estar últimamente como una montaña rusa. Ya he pasado por esto una vez y esta vez toca lo mismo, es decir, tan pronto en la cima de la montaña como en la vaguada.
Si salí una vez, no sé por qué esta iba a ser diferente.

Muchas gracias, de nuevo.

Un fuerte abrazo

Montse on 6 de diciembre de 2012, 21:55 dijo...

Mi adorada Pixel, no debes cerrarle las puertas al amor porque es el mejor sentimiento que existe, aunque cause dolor y sufrimiento. Y para superarlo te dejo este poema de Mario Benedetti, al completo, porque hace poco leí un fragmento en un blog que te animo a seguir, de mi amiga Pilar Vidal :
Sentir con las flores de Bach

"No te rindas, aún estás a tiempo de alcanzar y comenzar de nuevo,
aceptar tus sombras, enterrar tus miedos, liberar el lastre, retomar el vuelo.
No te rindas que la vida es eso,
continuar el viaje, perseguir tus sueños, destrabar el tiempo, correr los escombros y destapar el cielo.

No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme, aunque el miedo muerda, aunque el sol se esconda, y se calle el viento, aún hay fuego en tu alma, aún hay vida en tus sueños.

Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo, porque lo has querido y porque te quiero.

Porque existe el vino y el amor, es cierto.
Porque no hay heridas que no cure el tiempo.
Abrir las puertas, quitar los cerrojos, abandonar las murallas que te protegieron. vivir la vida y aceptar el reto, recuperar la risa,
ensayar el canto, bajar la guardia y extender las manos, desplegar las alas e intentar de nuevo, celebrar la vida y retomar los cielos.

No te rindas, por favor no cedas,
aunque el frío queme, aunque el miedo muerda, aunque el sol se ponga y se calle el viento, aún hay
fuego en tu alma, aún hay vida en tus sueños.

Porque cada día es un comienzo nuevo.
Porque ésta es la hora y el mejor momento.
Porque no estás sola.
Porque yo te quiero."

Ya ves, desde los grandes poetas hasta nosotros mismos, todos hemos sufrido y todos hemos vuelto a levantarnos.
Un gran abrazo y un beso enorme.

Anónimo dijo...

"No soporto la incertidumbre, no sé vivir con ella y por eso solo pido que los demás me ayuden a evitarla."

Eres como yo, pero con voz.

Me alivia un poco leerte.
F.

pixel on 7 de diciembre de 2012, 12:34 dijo...

Montse, gracia por el detalle del poema. Lo desconocía por completo y si que hay algunos párrafos que me han hecho ver cosas que son verdad pero que con tanto desánimo las había olvidado o dejado de lado.
Yo solo esperaba poder descargar aún más con esta entrada y poco más pero vuestro apoyo está empezando a resultar curativo, gracias por estar ahí.

Muchísimas gracias, de verdad.

Un beso

pixel on 7 de diciembre de 2012, 12:59 dijo...

F.

Nunca he pensado que pudiera haber alguien así, como yo, porque la verdad que vivir la icertidumbre como yo la vivo es un asco. No la vivo todos los días (y menos mal) pero cuando toca, pfff, la temo.

Si has encontrado cierto alivio como mis palabras, me alegro.

Si he escrito ésto es porque pensaba que tal vez exponer lo que sentía me podría ayudar (otras veces ha pasado) pero si además con ello alguien se ha sentido alivida eso me da fuerzas a mi también.

Un saludo y gracias por pasarte.

 

pixeladas coloreadas Copyright © 2009 Cookiez is Designed by Ipietoon for Free Blogger Template